en Roca

El grado placebo o la alegría de los bobos

Desde que seguía aquel tratamiento su mejora había sido meteórica. Lejos quedaban los tiempos donde un 7c+ era más temible que un molino de viento para Don Quijote. Por fin había roto la barrera del 8a, por fin la vías no quemaban en sus dedos ni la sensación amarga corría en su paladar con cada intento fallido.

No te das cuenta que es algo ilusorio, que tu organismo está igual de decrepito que hace un par de semanas – intentaban explicarle sus amigos más allegados al vanagloriarse de sus logros.

Sin embargo nunca hacía caso de ellos. Se limitaba a seguir metódicamente las pautas, en cuanto a sectores y vías, del consejero al que había acudido. Desconocía que desde mucho antes que él naciera, algunos habían inventado un plan B para la escalada. Se trataba del grado placebo (sustancia  capaz de provocar un efecto positivo, a ciertos individuos enfermos, si éstos no saben que están recibiendo un medicamento falso). Lugares repartidos por todo el globo terráqueo que usaban aquellos que caían en el pozo para recobrar su autoestima. Rincones que otros tantos utilizaban, al igual que lo hace un boxeador con un sparring inferior,  para ensanchar su curriculum. De una u otra manera, a lo largo de la historia, ese grado placebo siempre había generado entre los escaladores una fugaz sensación de victoria tan irreal como cerebral.

Pasadas unas semanas, harto de que sus amigos comparasen sus hitos con aquellos que defienden haber tocado el Himalaya sin salir del campo base, decidió regresar al lugar donde empezó todo, (Cólico miserere, 7c+). Era la primera vez que abandonaba el tratamiento, que escalaba lejos del grado placebo.  Y fue allí, tras escalar unos cuantos metros, desmoronarse en la sección de siempre como un saco de patatas arrastrado por la gravedad y justificar su caída con una gran repertorio de excusas, donde reflexionó por primera vez…

…¿era el grado placebo un camino acertado para subir la autoestima?, ¿una manera de engordar el curriculum, que no ridiculum?, ¿una medida disuasoria para  no abandonar la escalada? ¿o un banal acto de autoengaño con el que alegrarse como un bobo?

 

Salud y buenas escaladas.

  1. Grado placebo, grado confort, grado comercial.
    Si señor, yendo al grano.
    Forma inteligente de plantear el dilema clásico del grado.

Los comentarios están cerrados.